Antes, el Festival de Viña era imprevisible Titulares

Martes, 27 Febrero 2018
Antaño, los artistas debían pasar largos minutos sobre el escenario para lograr que el público los premiara con una Antorcha de Plata, la Gaviota era algo casi imposible de conseguir, hoy por hoy, se entregan a destajo. Antaño, los artistas debían pasar largos minutos sobre el escenario para lograr que el público los premiara con una Antorcha de Plata, la Gaviota era algo casi imposible de conseguir, hoy por hoy, se entregan a destajo.

 

Por Cristian Arriagada

 

El Festival de la Canción de Viña del Mar  está en decadencia, pero no por el nivel de los artistas, sino  por la entrega de Gaviotas.  El nivel de los artistas es algo subjetivo, ya que lo que no me gusta a mí, puede que te guste a ti.

Durante los ´80 – que  fue su época dorada – estuvo una pachotada de artistas que hoy nadie recuerda o artistas que estuvieron sin ser nadie, lo cual fue muy criticado en su oportunidad,  pero que con los años se convirtieron en grandes estrellas.

Por lo tanto,  lo del "nivel" de los artistas  da lo mismo. Lo que hizo grande al festival es que era impredecible, podía llegar Frank Sinatra, pero uno no estaba seguro si le iban a dar Gaviota o no. Por lo que una Gaviota de Plata era un premio tremendo. Uno de los grandes de la música latina, el Puma Rodríguez, rogó por una. Totalmente impredecible.

Eso hoy no existe, está todo pauteado y dirigido. No hay riesgo, no hay imprevisibilidad. Los tiempos son diferentes, hay un montón de cosas que se mezclan para lograr esto, y se requiere de un genio, que planifique y calcule cómo lograr esto de nuevo.

Pero si lo lograran, podría llegar a ser – con  la globalización actual - el mejor festival del mundo,  pero,  por ahora,  tenemos que conformarnos con que mientras se presenta  Jamiroquai, las cámaras enfoquen a Julio César Rodríguez.

 

Última vez modificado Sábado, 03 Marzo 2018
Leído 67 veces
Califica este artículo
(0 votos)

Dejar un comentario