Ordenanza que prohíbe orinar en las calles: No se dispone de infraestructura y falta educar Titulares

Sábado, 26 Enero 2019
Pareciera que todo lugar de Valparaíso es apto para orinar. El ejemplo es elocuente. Foto: Agencia ELE Pareciera que todo lugar de Valparaíso es apto para orinar. El ejemplo es elocuente. Foto: Agencia ELE

Variadas opiniones han surgido entre los porteños a raíz de la ordenanza municipal que prohíbe orinar en las calles, ya que la corporación no ha dispuesto de esta infraestructura en todas las plazas de la comuna y en los centros de concentración de personas, como asimismo surge la necesidad de impulsar una campaña educativa de envergadura para revertir una dura realidad.

Esta consulta está vinculada al hecho de que el pasado 11 de enero, se le cursó una infracción a un joven que orinaba en la calle, después de las 12 de la noche en calle Pudeto de Valparaíso, hecho que llamó la atención ya que la cifra es insignificante, ya que son cientos los jóvenes que cometen esta falta.

Eugenio Trincado, concejal porteño piensa que “mientras la ciudad no disponga de urinarios para la gente, es improcedente que el municipio dicte ordenanzas para sancionar a quienes orinen en las calles. Este es un problema que no solo se advierte los fines de semana con los carretes nocturnos, sino también en el día, con los adultos mayores, que salen de sus hogares a hacer sus trámites y no cuentan con la infraestructura adecuada para poder hacer sus necesidades”.

Pidió de la autoridad actuar con mayor sensatez y de acuerdo a la realidad que se vive en una ciudad que “carece de servicios higiénicos que debieran existir en todas las plazas, atención que también debieran disponer los servicios públicos, cuando las personas concurren a realizar sus trámites”.

Como concejal dijo que la autoridad no tiene derecho a multar a la gente porque orina en la calle, si ella tampoco es capaz de instalar servicios higiénicos públicos que contribuyan a mantener la ciudad sin malos olores.

Le restó importancia a tener abiertos hasta más tarde los servicios higiénicos en cinco puntos de la ciudad, ya que son bastante pocos y no responden a los lugares donde se concentran los jóvenes de los carretes.

En tanto, Guillermo Risco, que es presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Valparaíso, dijo que los días lunes cuando abre las puertas de su sede, en calle Esmeralda, que está al lado del Instituto Chileno Norteamericano de Cultura se encuentran con una piscina de orines.

Su reacción es que no existe una solución ideal: “Por una parte, no sacamos nada con instalar urinarios en distintos puntos de la ciudad, porque estos elementos servirían para que fueran volcados y quemados. Esto lo digo porque los jóvenes en las noches y madrugadas, se convierten en verdaderas jaurías que se enloquecen con las drogas y el alcohol”.

También debiera haber una campaña educativa intensa para revertir una situación que ve difícil por la falta de medios, controles y sanciones ejemplarizadoras.

 

Última vez modificado Sábado, 26 Enero 2019
Leído 176 veces
Califica este artículo
(0 votos)

Dejar un comentario

Items Relacionados